Aprender a estudiar, ¿realmente sabemos?

Durante toda nuestra infancia, adolescencia y en muchos casos también la edad adulta hemos estudiado, y mucho. Ya sea para el colegio, el instituto, los finales, la selectividad, el carné de conducir... Aún así, ¿te has parado alguna vez a aprender a estudiar?
Durante toda nuestra infancia, adolescencia y en muchos casos también la edad adulta hemos estudiado, y mucho. Ya sea para el colegio, el instituto, los finales, la selectividad, el carné de conducir... Aún así, ¿te has parado alguna vez a aprender a estudiar?

Tabla de contenidos

Aprender a estudiar, ¿realmente sabemos?

Durante toda nuestra infancia, adolescencia y en muchos casos también la edad adulta hemos estudiado, y mucho. Ya sea para el colegio, el instituto, los finales, la selectividad, el carné de conducir… Aún así, ¿te has parado alguna vez a aprender a estudiar?

Cuántas veces te has leído un texto y cuando terminas el párrafo no tienes ni idea de lo que has leído. O estás en un examen bloqueado en una pregunta sabiendo que la respuesta estaba en tus apuntes en la esquina inferior derecha con un título en rojo, pero eres incapaz de saber qué ponía.

Peor aún, cuántas horas te has pasado estudiando para un examen importante, una vez llegas ahí lo vomitas todo y al cabo de 3 días no recuerdas ni los títulos. ¿No te da rabia invertir tanto tiempo a corto plazo pero que luego no permanece en el tiempo?  Llevas toda la vida estudiando, ¿pero alguien alguna vez te ha enseñado cómo hacerlo?

 

Simples pasos para estudiar mejor

Sabemos que ahora mismo parece imposible, pero sí, hay una mejor manera de aprender que no sea con formas de estudio contraproducentes como lo son leer y releer, subrayar o repetir la información que solo nos crean una falsa sensación de conocimiento, pero que en realidad se nos olvidan con facilidad.

 

Sintetiza el texto

Son muchas las cosas que puedes hacer para mejorar tus técnicas de estudio y consecuentemente también tus resultados. Nuestra propuesta va más allá de solamente pasar los ojos por encima de líneas de texto. Debes aprender a enfrontarte a un texto, a ser capaz de sintetizar su contenido y poder captar los conceptos claros para construir después un mapa mental con todas las ideas.

 

Explícaselo a alguien

Como ya comentamos en el anterior blog Aprender enseñando el hecho de ser capaces de poder explicar el temario a otra persona significa que hemos sabido abstraer el tema esencial del texto y has podido simplificarlo lo suficiente como para conseguir que la otra persona lo entienda de la forma más simple posible. Esto, a su vez, también supone que utilicemos nuestras propias palabras. No vale ser una máquina de repetición de lo que dice el texto con palabras complejas que hasta te cuesta comprender su significado.

Para recordarlo siempre nos quedará la célebre frase del genio Albert Einstein: «Si no lo puedes explicar de forma sencilla, es que no lo has entendido bien».

 

Gestiona el tiempo

Sabemos que muchas veces no tienes otra que ponerte el día antes del examen a estudiar, pero debes darle a tu cerebro tiempo para procesar la información y que le dé tiempo a hacer los diferentes procesos de almacenaje. Si al cabo de 24h de haber estudiado lo repasas, evitarás que se te olvide el 80% de la información. Por lo tanto, ten en mente que la gestión del tiempo es muy importante, de hecho, es de lo más primordial.

 

Cambia de espacio

Hace un tiempo os compartimos también otro truco, el hecho de cambiar de espacio de estudio cuando estés en casa estudiando una asignatura. De este modo tu cerebro no asocia ese contenido con el olor y sensaciones de la habitación y puede utilizar todo su potencial en centrarse en la materia y por lo tanto más y mejor. Para cualquier duda, vuelve a leer la entrada anterior sobre Ventajas de cambiar de espacios de estudio.

 

Aprende divirtiéndote

Otra alternativa es aprender a estudiar mediante el juego. ¿Cuántas veces hemos jugado al memory de pequeños y nos ha sorprendido nuestra capacidad de recordar dónde estaba todo? Esta misma idea de las tarjetas, pero de diferente modo, es el que utiliza el Sistema Leitner. Este sistema consiste en el uso de tarjetas que vas separando en dos montones según si te las sabes o no. A la larga solo revisas aquellas que no te sabes aún al completo. Será necesario también hacer lo que comentábamos de repetir el estudio en un futuro en el tiempo.

 

Así que… ¿Qué te podemos ofrecer nosotros?

Quizás toda la información de esta entrada se te ha hecho una montaña difícil de subir. No te preocupes. Desde TheBrain.School te podemos dar todas las herramientas para ponerte manos a la obra. Si has entrado en este blog, deberías echar un vistazo a nuestras técnicas de estudio

Una vez allí podrás descubrir otro sinfín de técnicas que se podrán adecuar a cada una de las situaciones en las que te encuentres. También te puede interesar simplemente la técnica de memorización, con la que podrás memorizar rápidamente cualquier información, pero esta vez sin olvidarla al cabo de poco tiempo.

¿Te interesaría una táctica para leer rápido, entendiendo todo lo que lees y sin perder información sin necesidad de leértelo 40 veces? La solución para ti es la técnica de lectura rápida. Si lo que crees que debes mejorar, por contra, es a nivel oral y cómo hacer de manera correcta una presentación, la técnica que necesitas es la de hablar en público.

¿Y qué pasa con las personas cuyos ámbitos de estudio no son de memorización, sino que son más del área matemática? Entonces tu interés se centrará en la técnica de cálculo mental, que agilizará todas las operaciones.

Para muchas personas su problema no es que no se queden con aquello que leen o que no sepan memorizar. Simplemente puede ser que les cueste ponerse a estudiar, ya que su peor enemigo es la procrastinación. Si este es tu caso, la técnica de hábitos positivos puede ser de tu interés. Como puedes ver, las técnicas no son excluyentes, y puedes beneficiarte de más de una.

No importa tu edad, en TheBrain.School tenemos un curso para ti, desde primaria hasta cursos especializados para las empresas. Somos una escuela que te puede ayudar durante el transcurso de toda tu vida y que te puede acompañar durante mucho tiempo, ayudándote a sacar el máximo jugo de ti mismo.

 

Contacta con nosotros

Nosotros creemos que la comunicación entre las personas es una herramienta básica para entenderse bien y resolver dudas, y creednos, sabemos de lo que hablamos ;). Es por eso que pensamos que una llamada o un correo puede solucionar esa duda que te revolotea ahora mismo por la cabeza. No le des más vueltas y contacta con nosotros.

¿Te apetece aprender a estudiar con nosotros? 😉

¿Quieres recibir consejos para sacar todo el potencial de tu cerebro?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe información que te ayudará a aprovechar al máximo la capacidad de tu cerebro.