Hablar al Patito de Goma

Tabla de contenidos

El método de depuración del patito de goma es un método muy útil para explicar una información a una tercera persona.

 

¿Qué es el método del patito de goma?

William Glasser nos explica en un gráfico sobre el aprendizaje que aprendemos el 95% de lo que explicamos a otros. Debo decir que este estudio, ampliamente citado, no es del todo real, pero eso ya lo explicaré en otro momento. Lo único importante ahora es saber que aprendemos muy eficazmente enseñando a otros.

Muchas escuelas están implantando de hecho que los propios alumnos hagan la búsqueda sobre cada tema que estudian, se lo preparen y luego aleatoriamente lo van a tener que exponer a la clase. Si fuera profesor, lo haría.

Durante la universidad, quería recrear esta sensación de poder explicar algo a alguien para ayudarme a aprender mejor la información. Siempre he sido muy consciente que pasar las páginas y decir “esto lo entiendo”, no funciona. La memoria no es un deporte de espectadores.

Para poder explicar algo a alguien, la opción primera que se le viene uno a la cabeza es encontrar a alguien a quien explicarle: padres, amigos o pareja. Sin embargo, el método de depuración del patito de goma nos recrea esta sensación sin necesidad de un ser humano que nos escuche.

El método de depuración del patito de goma no es una técnica de estudio conocida por estudiantes, pero he comprobado que es genial para ellos. Este método, incluso con entrada en Wikipedia, es un método usado por programadores que consiste en explicar en voz alta a un patito de goma cada línea de código y el por qué la estamos usando. Con esto, los programadores se dan cuenta del error que están cometiendo y que pasaba inadvertido a sus ojos. Igual te has dado cuenta de que a veces cuando explicas un problema a alguien das tu mismo con la solución. Si has visto la serie de televisión de House, recordarás al doctor House explica a su amigo oncólogo James Wilson los problemas de sus pacientes y cómo consigue encontrar el diagnóstico correcto tras hacerlo. Un cambio de perspectiva te hace ver las cosas de otra manera. Pues eso. El nombre proviene de una historia que se cuenta en el libro The Pragmatic Programmer y actualmente es usado con cualquier otro objeto inanimado. Eso sí, yo siempre he sido fiel al patito. Actualmente, tiene dos carreras.

 

¿Cómo funciona el método del patito de goma?

  1. Consigue un patito de goma, ponle nombre si quieres. Cuánto más pequeño mejor y cuánto más clásico mejor. En cualquier tienda estilo bazar hay. También en Amazon. Un amigo me regaló uno con un birrete de graduado universitario, pero prefiero mil veces más el clásico. Puedo ir con él a todos lados y lo veo más humilde. Cualquier otro patito, parece más soberbio y repelente.
  2. Coloca el patito delante tuyo y dile que le vas a explicar lo que has estudiado. Todo debe explicarse en voz alta. Verás que está encantado de escucharte pacientemente. Una alumna me contó en una ocasión que también le había explicado cosas que le preocupaban, pero particularmente yo prefiero limitarme a explicarle temas relativos a los estudios. Lo podemos usar explicándole los pasos de problemas matemáticos que estamos haciendo o temas teóricos de cualquier tipo.
  3. Puedes usar tus apuntes primero si quieres en las primeras fases de estudio. Más tarde hazlo sin ellos. No te preocupes si fallas, pídele un momento, para, y luego se lo vuelves a explicar. También tienes la opción decirle que esa parte se la explicarás más tarde.

 

¿Por qué funciona este método?

Nuestro cerebro procesa la información muy rápida y da por supuestas ciertas cosas.

Cuando conseguimos hablar al patito en voz alta, lo que estamos haciendo es ralentizar nuestro cerebro y nos forzamos a pensar durante más tiempo qué estamos diciendo. Si cuando estudiamos pensamos a 400-500 palabras por minuto y cuando leemos en voz baja a 200-250, cuando hablamos con alguien lo hacemos a 120-180 palabras por minuto.

Por otro lado, como he comentado, el patito te ayuda a no dar por sentado cosas. Pasa mucho con los problemas de matemáticas, que al simplemente ver la solución nunca llegamos a tomar conciencia de la dificultad real del problema. Explicar paso a paso algo a alguien nos ayudará a comprender todo con claridad.

Good luck, o mejor dicho, good cuac.

¿Quieres estar al día de las mejores maneras de potenciar tu cerebro?

¡Pide información ahora!

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en menos de 24 horas.

Si lo prefieres, llámanos al 93 487 46 52 o contáctanos por whatsapp en el 689 570 329.